• Escalas Mixolidia b9b13 y Mixolidia b13





    El motivo por el que algunos dominantes secundarios llevan escala Mixolidia y otros Mixolidia b9, b13, es el de acercar las notas de su escala y sus tensiones, a las de la tonalidad.

    Por ejemplo, si en tonalidad de C tomamos el B7, dominante secundario del grado III, y le aplicamos la escala Mixolidia, las notas que resultan son estas:

     

    i3051.gif (2434 bytes)

     

    • Con la Mixolidia b9, b13 estas:

     

    i3052.gif (2266 bytes)

     

     

    Utilizando la escala Mixolidia b9, b13, las notas no diatónicas que aparecen forman parte del acorde, y por tanto son inevitables, pero el resto de notas, las tensiones, están más próximas a la tonalidad de C.

     

     


    Dominante Secundario del Grado II:

    Si tomamos el Dominante del II grado de C, el acorde A7 (dominante de Dm7), y le aplicamos la escala Mixolidia b9, b13, resultan estas notas:

     

    i3053.gif (2212 bytes)

     

     

    Aparece una nota no diatónica que no pertenece al acorde, el SIb.



    Escala Mixloidia b13

    Por eso, en teoría, este acorde utiliza la escala Mixolidia b13,
    con b13 y 9.
    De esta forma, la única nota no diatónica es el DO#, la inevitable Tercera del acorde.

    i3054.gif (2022 bytes)

     

     

    Este acorde lleva esta escala "en teoría", porque en la práctica suele usarse la Mixolidia b9, b13.
    Por tanto, en nuestros cursos, usaremos una u otra indistintamente, y consideraremos a ambas correctas.
    Si bien, durante cierto tiempo, a nivel de estudio y ejercicios, seguiremos usando las escalas que corresponden, lo cierto es que no hay ningún impedimento para hacer un dominante cualquiera con cualquier escala.
    Es decir que, si queremos, el V grado diatónico puede ser b9, b13.
    Si bien existe la tendencia de que los dominantes que van a acordes mayores sean con 9, 13, y los que van a menores con b9, b13, esto no debe tomarse, en "la vida real", como una regla inflexible, y hay cientos de temas prueba de ello.

     

     


    Cifrado de Tensiones:

    Si bien casi todos los músicos conocen las tensiones de los acordes diatónicos, las de los Dominantes Secundarios pueden representar algún que otro problema, por eso no está de más incluirlas en el cifrado.
    Por otro lado, los acordes de especie dominante, al tener más posibilidades de escalas y tensiones, pueden inducir a errores.
    Para cifrar Novenas podemos utilizar las siguientes nomenclaturas:

     

     C7,9    (C9)
    DO séptima con 9
     C7,b9
    DO séptima con b9 y b13
     C7,b13
    DO séptima con 9 y b13

     


Ejercicios Dominantes Secundarios